Este sábado nuestro equipo cadete femenino jugaba su segundo partido de la segunda fase en Arroyomolino. Ante dicho partido, nos presentábamos con dos bajas y además nuestra nueva incorporación Paula tampoco podía jugar, por lo que nos presentamos con tan solo 7 jugadoras. Como siempre teníamos muchas ganas de lucha y de disfrutar jugando.
Comenzamos un poco dormidas, ya que nos metieron un parcial de 6-0 en los tres primeros minutos. Hasta el minuto 4:30 no anotamos nuestra primera canasta. Con esa canasta empezamos a entrar en el partido provocando que el equipo contrario fallase y nosotras anotando tanto tiros de dos como tiros libres. A falta de 4 minutos logramos ponernos por delante, y eso dio alas a nuestras jugadoras que empezaron a desplegar
un gran juego en ataque. Este cuarto fue excepcional, finalizando con un 13-26 a nuestro favor. Anotamos 26 puntos en 5 minutos y medio (desde el 4:30 que anotamos la primera canasta hasta el final del cuarto).
En el segundo cuarto, como era de esperar, el equipo contrario trabajo mas la defensa, y provocaron que nosotros cometiéramos algunos fallos. Pero esas pérdidas de balones tontas no nos afectaron. Además, en la segunda mitad del cuarto se empezaba a notar un poco de cansancio por el esfuerzo del primer cuarto, ya que cometíamos fallos cerca de canasta. Con todas estas circunstancias en este segundo cuarto tan solo anotamos 8 puntos. El cuarto finalizo con un 25-34 a nuestro favor que nos permitía seguir teniendo una buena ventaja.
Nos fuimos al descanso con la gran satisfacción de seguir mandando en el
marcador. Descansamos y nos mentalizamos en que debíamos seguir trabajando como lo estábamos haciendo hasta ese momento, y sobre todo, de que debíamos empezar a jugar con el marcador, y no realizar esfuerzos inútiles que luego nos pudieran pasar factura. El equipo contrario seguramente plantearía una presión y defensa dura. Nosotras no nos debíamos dejar intimidar y si endurecían la defensa, nosotras también debíamos aumentar la intensidad.
Con esa mentalidad salimos al tercer cuarto. El equipo contrario planteo en los primeros minutos esa presión de la cual supimos salir airosas, pero seguíamos fallando canastas fáciles. El contrario nos encajó un parcial de 4-0 en los primeros minutos del cuarto. Nosotras subimos el nivel defensivo y en ataque seguíamos trabajando los mismos fundamentos que en el primer cuarto, realizando un parcial de 0-8 a nuestro favor. En esos momentos del partido logramos alcanzar la máxima ventaja 17 puntos.
Nos pusimos un poco nerviosas por que no supimos gestionar dicha ventaja y cometimos fallos tontos en la conducción del balón, probablemente debidos a un poco de cansancio mental de alguna de nuestras jugadoras. En ese momento el equipo contrario lo supo aprovechar y nos realizó un parcial de 7-0 a su favor. Debido a ello, pedimos un tiempo muerto para ordenar un poco nuestras ideas y descansar un poco, tanto físicamente como mentalmente. Salimos con la lección aprendida y jugando de
manera tranquila y ordenada. No anotamos ninguna canasta hasta el final del cuarto, pero tampoco permitimos que el equipo contrario anotase, tan solo una, y provocamos que entrara un poco en desesperación. El cuarto finalizo con 36-48.
Comenzó el último cuarto. Aunque teníamos una ventaja de 12 puntos no debíamos confiarnos ya que podría permitir que el contrario se creciera, debíamos seguir trabajando la mentalidad del contrario para que siguiera en esa fase que las hiciera fallar más de la cuenta. Para ello, pedí a las jugadoras un último esfuerzo y debíamos aplicar una presión con nuestras tres jugadoras exteriores a toda cancha y nuestras jugadoras altas en el centro preparadas para saltar a cualquier ayuda. Nuestro trabajo dio sus frutos, porque el contrario no anotaba o, si lo hacía, le costaba mucho. Mientras, nosotras seguíamos anotando. Cuando quedaban 6 minutos el equipo contrario logró bajar la barrera de los 8 puntos. Nosotras, con gran maestría, no bajamos los brazos y seguíamos trabajando y logramos superar ese pequeño bache colocándonos nuevamente 14 puntos arriba. A partir de la segunda mitad del cuarto caminaba con intercambio de canastas. Pero nuevamente, debido un poco a nuestro cansancio,
faltando 2 minutos para el final se lograron colocar a 8 puntos. Era nuestro último esfuerzo y así lo hicimos haciendo una defensa fuerte y atacando con más contundencia. Todo eso nos llevo a finalizar el partido con un 48-62 a nuestro favor.
Por fin, después de todo el trabajo que se ha realizado en la temporada, llegó nuestra primera victoria. Y no es una victoria cualquiera, ya que ha sido una gran victoria, porque el otro equipo ha jugado en su línea, anotando por cuarto una media de 12 puntos. Pero nosotras hemos sabido subir ese nivel de exigencia y anotar más que el contrario. Un gran esfuerzo de todas nuestras jugadoras y aunque nos han faltado algunas, también son muy importantes, ya que esta victoria no se hubiera conseguido sin ellas. Debemos trabajar en esta línea y seguir haciendo que este equipo, que es una gran piña de jugadoras y de grandes guerreras en la cancha, consiga más frutos como estos en forma de victorias. Aunque la victoria es una gran recompensa, el trabajo realizado debe ser su mayor recompensa, porque han jugado de cine. Yo como entrenador estoy muy orgulloso de su gran trabajo.

TRABAJO, COOPERACIÓN, SACRIFICIO, AMISTAD SON LOS PILARES DE NUESTRO GRAN EQUIPO!!!

Categorías: Basket

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *