Son cuatro los pilares de nuestro método formativo, basado en autodescubrimiento tutelado, todos igual de importantes y complementarios:

I. Educación en valores.

II. Despliegue de la inteligencia deportiva y emocional. Es básico divertirse tanto en los entrenamientos​ como en las​ competiciones para crear ​afición​, creer en uno mismo y ser capaces de soñar como ​equipo​.

III. Formación técnico-táctica en baloncesto y desarrollo de las destrezas básicas deportivas , practicando en las sesiones fundamentos individuales y colectivos, aprendiendo de los errores y asumiendo y desarrollando las capacidades individuales y complementarias de cada uno, como parte de un mismo equipo.

IV. Perfeccionamiento de la capacidad motriz y de la ​formación física ​de base, la coordinación, resistencia, la lateralidad, la técnica de carrera, el desarrollo muscular, etc.

Los entrenadores deben ser un referente para los jugadores de los valores y un ejemplo a seguir. Se reúnen con la Dirección Técnica periódicamente para establecer la programación de trabajo, evaluar el desempeño, fijar pautas de trabajo comunes y discutir problemas de adaptación, relación o disciplinarios que pudieran afectar a la buena marcha de los equipos.